Halloween y los disfraces sexuales para chicas

En poco tiempo llegará Halloween y con él los disfraces sexis para las chicas y, en general, nada atractivos para los chicos, Pero, ¿por qué es así? ¿Por que hay cosas provocadoras sexualmente para chicas y para chichos no? La respuesta habitual de “porque las mujeres están sexualizadas por la sociedad” no tiene sentido para mí. Esta es una sociedad muy puritana y remilgada, donde las personas tienden a tener actitudes muy poco saludables hacia cualquier exposición de una sexualidad humana sana.

Esta sociedad puritana es, precisamente, la razón por la cual los trajes de Halloween para mujeres suelen estar en el lado más sexy y los de los hombres, no. Halloween no deja de ser un carnaval, y un carnaval siempre, desde la Edad Media, ha sido una de las celebraciones populares que han permitido el humor ruidoso y la parodia a la autoridad por parte de las clases oprimidas por la rigidez del sistema feudal: Por tanto, siempre ha sido una oportunidad para expresar puntos de vista disidentes, incluso rebeldes.

Halloween ofrece a las mujeres una oportunidad única para exhibir su sexualidad libremente. En un carnaval, la imaginación popular identifica un problema. En este caso el problema es una desigualdad evidente en cuanto a la libertad sexual entre hombres y mujeres. El carnaval, en este caso Halloween lo trae a la luz al menos un día al año. Éste es, sin duda, un fenómeno muy positivo porque ofrece evidencias de que el problema se identifica y reconoce.

Las mujeres que usan todos estos trajes atractivos en Halloween son agentes determinantes de un cambio social muy importante. Esto no quiere decir que hay algo malo en ponerse distintos tipos de trajes, por supuesto que no. Halloween, visto de esta manera, no deja de ser una reivindicación festiva y lúdica hacia una sociedad mojigata que ve como la mitad de su población no cuenta con una sexualidad libre debido a la represión que aún se imponen sobre las mujeres. Vestirse de manera atrevida sexualmente e, incluso, provocadora no deja de ser una acción de protesta y de reivindicación hacia una sexualidad completamente libre de represiones.

Anuncios