¿Hay un secreto para tener orgasmos múltiples?

El clímax de la relación sexual es cuando la pareja llega al orgasmo. Si es al mismo tiempo, incluso mejor. Pero el hecho es que los hombres y las mujeres llegan al clímax de manera diferente y también muestran peculiaridades distintas en el éxtasis. Mientras que un hombre debe pasar un periodo de tiempo razonable para volver a intentar tener un orgasmo, una mujer puede tener orgasmos múltiples.

Los orgasmos múltiples, que son los orgasmos que se producen a partir del primero y en un intervalo de tiempo despreciable, no son comunes a todas las mujeres. Dicen que las más ardientes en la cama tienden a lograr este nivel de disfrute con facilidad, pero no hay estudios que lo demuestren.

En teoría, no existe un manual para que las mujeres sean capaces de tener orgasmos múltiples. Pero es un hecho, algunas actitudes durante la relación sexual puede ayudar. Echa un vistazo a la información que recopilamos y prepárate para subir la temperatura bajo las sábanas.

Alimentar el deseo siempre es una buena idea. Un elemento de suma importancia para el éxito del acto sexual es el deseo. Una mujer necesita sentirse con el estado de ánimo más positivo posible. Considerado como la primera etapa del acto sexual, el deseo se puede despertar de diferentes maneras, ya sea por contacto o por estímulo visual. A partir de ahí es cuando comienzan a surgir las sensaciones más interesantes. El orgasmo es la respuesta fisiológica a un alto nivel de excitación. Esto significa que el intercambio de palabras y a imaginación van a ayudar mucho en esta primera fase de la relación para que la mujer puede alcanzar el clímax, y quién sabe, si múltiples orgasmos.

La emoción siempre debe estar presente en los juegos previos. Ésta es la fase más importante para que la pareja pueda llegar al clímax. En este punto, es cuando se dan la masturbación, el sexo oral, un montón de besos y abrazos. Para las mujeres, este paso es crucial, ya que muchas de ellas alcanzan el orgasmo por la estimulación del clítoris, que se encuentra entre los labios internos de la vagina. El hecho es que después del primer orgasmo, esta región es sensible. Después de todo, tiene miles de terminaciones nerviosas que hacen que la aparición de espasmos sea mucho más fácil. Sin embargo, no hay que confundir esto con los orgasmos múltiples. En su caso, las cumbres de placer suceden en una secuencia sin interrupción.

No existe una receta mágica. No existe una norma cuando se trata de sexo y el placer que proporciona. Esto significa que la mujer no siempre tiene la misma calidad y cantidad de orgasmo con diferentes amantes ni, incluso, con el mismo en diferentes circunstancias.

Anuncios