La masturbación anal

Es común que, tanto en hombres como en mujeres, las reticencias al sexo anal aparezcan. Una buena idea para empezar a experimentar el placer que nos ofrece nuestro ano es comenzar con la masturbación anal. Una vez que descubrimos las sensaciones que nos ofrece esta vía de placer es fácil que avancemos en busca de algo más. Los bueno que tiene la masturbación anal es que podemos hacerlo en completa soledad e ir poniendo todo el cuidado del mundo en cada uno de los pasos que damos. La búsqueda de las sensaciones más placenteras, en ocasiones, empiezan o roa puerta de atrás.

Como todos sabemos, el ano cuenta con miles de terminaciones nerviosas. Precisamente, la sensación de dolor que experimentamos cuando realizamos alguna práctica anal sin la suficiente pericia viene inducida por la especial sensibilidad que las terminaciones nerviosas dan a esta zona. Se trata de la misma sensibilidad extrema que podemos aprovechar en favor del placer si las utilizamos convenientemente.

Para introducir tu dedo en el ano, primero has de tomar alunas precauciones. Por ejemplo, es imprescindible ser muy generoso en el uso de lubricante. Para cualquier topo de penetración anal, ya sea de un dedeo o de cualquier cosas de un tamaño mayor, el uso de lubricante es innegociable. Podemos hacernos con él en cualquier tienda erótica física u online de las miles que existen. Para la penetración anal los lubricantes con base de agua o silicona están especialmente indicados.

No seas impaciente. Si por ir demasiado deprisa te dañas la zona, se volverá muy difícil la penetración sin dolor. Debes ir al ritmo adecuado. Lo normal es comenzar introduciendo un único dedo. Puedes elegir el dedo corazón o el dedo índice. Se trata de los más cómodos para estos menesteres. Si te precipitas e introduces más de un dedo al principio podrías estropear todo y hacer las cosas más difíciles.

Comenzar la excitación con otro tipo de juegos de acercamiento es una buena idea. Estimular el ano por la parte exterior antes de introducir nada ayuda a que la penetración sea más placentera-Sin embargo, debes recordar que el ano es un esfínter y está diseñado para impedir la entrada de objetos en él, por lo tanto, a diferencia de la vagina, los juegos sexuales previos no harán que se dilate.

Una vez que has conseguido introducir el primer dedo sí comenzará la adaptación del ano al objeto introducido. Es importante controlar la respiración para audaz a que la relajación se produzca de forma eficaz y esta ayude a la concentración en la actividad. Las respiraciones profundas expulsando el aire pocos poco suelen ayudar a conseguir el nivel de relajación requerido.

Anuncios