A mayor tamaño de testículos, más infieles

Que el hombre, no estamos hablando de la raza humana, sino del hombre como individuo, no el hombre o la mujer, sólo el hombre… Como decía, que el hombre es infiel por naturaleza es una afirmación con la que el 99% de las mujeres estaría completamente de acuerdo. De ese porcentaje,  casi todas, incluso, habrán sentido muy de cerca una infidelidad de sus parejas en alguna ocasión. Multitud de estudios científicos avalan que esto es así. Un gran número de investigaciones se han ocupado de observar comportamientos sexuales en animales relativos a la infidelidad para buscar semejanzas con las relaciones humanas y, de esta manera, ayudarnos a explicar esta circunstancia que en absoluto, es baladí.

Algún estudio al respecto ha llegado a relacionar la infidelidad de los hombres respecto a sus parejas con el tamaño de sus propios testículos e, incluso,  con al cantidad y calidad del semen que produce. Parece curioso, pero es real. Lo que, sin embargo, no se había llevado a cabo hasta ahora o, al menos no habían llegado hasta nosotros, eran estudios que se ocupasen de la misma manera de las infidelidades de las mujeres.

En realidad, todo parece que está muy unido. Un importante estudio de la universidad de Oslo, dirigido por el Doctor Petter Bockman concluye que se puede terminar el grado de infidelidad de un primate de sexo masculino tan solo con observar el tamaño de sus testículos. Parece que, a amador tamaño, mayor número de infidelidades sufrirá su pareja.

En realidad, en el interior del mundo animal, especialmente entre primates, las hembras nunca tienen relaciones con un único macho. es cierto que unas son más promiscuas que otras, pero todas se relacionan con varios primates. El objetivo lo marca la naturales, buscar el apareamiento con varios supone más posibilidades de tener crías con las que mantener el proceso de preservación de la especie.

La selección natural se encargó de que aquellos hombres con los testículos mayores tuvieran más reserva de esperma y, por tanto, fuesen elegidos por las hembras para el divicil trabajo de la reproducción como única forma posible de perpetuación de la especie.

Anuncios