La eyaculación en la mujer

Algunas mujeres pueden eyacular. Seguro que lo has visto, de manera bastante exagerada, por cierto, en alguna película porno. No te confundas, la eyaculación femenina no es un enorme chorro que puedan dirigir como hace un hombre cuando orina. No olvides que las películas porno no son la realidad, se trata de una forma excesiva de seducir al público. Pero, aunque la industria pornográfica trate de una forma exagerada este hecho, el caso es que existe. Algunas mujeres tiene la capacidad de eyacular.

En realidad, sucede en casi todas las mujeres. Lo que sucede es que no en todas están evidente que se pueda ver. La eyaculación femenina consiste en la irritación que, a través de la vagina, sufre la  denominada esponja uretral. Ésta contiene unas glándulas que producen el líquido que, posteriormente, expulsarán por la uretra. Para conseguir la eyaculación de una mujer hay que estimular el Punto G que, al estar en contacto físico con la uretra, suele producir en la mujer una sensación inconfundible de tener ganas de orinar.

Lo más usual es que, cuando se da esta situación, la mujer afectada tenga miedo a mearse encima y cambie de postura. En realidad no es odian lo que saldría. De producirse estaríamos ante la eyaculación femenina. El líquido que sale por la uretra es conocido como líquido prostático y su composición es bastante similar a la del semen masculino aunque, lógicamente, no contiene espermatozoides. En cuanto a su textura o por y sabor, también guarda muchas similitudes aunque es algo menos viscoso.

El hecho de expulsar más o menos cantidad de líquido depende de la cantidad de glándulas que cada mujer tenga. En muchos casos no hay un número suficiente de glándulas para que la eyaculación sea perceptible. Por eso pensamos, equivocadamente, que sólo algunas mujeres pueden eyacular. en realidad, todas lo pueden hacer. Otra cosa es que la cantidad sea tan pequeña que no se pueda apreciar. En general, la cantidad máxima que podría eyacular una mujer podría ser algo inferior a un vaso de agua. La eyaculación femenina no siempre va acompañada del orgasmo, pero, en ocasiones suelen producirse ambos al mismo tiempo.

Anuncios