La información sexual

La falta de información sexual es aló que puede llegara limitar y condicionar la vida de las personas. La información lo es todo. A todos los niveles. Y, por supuesto, a nivel sexual, también. Suele suceder muy a menudo que una persona se siente rara. Piensa que lo que le está sucediendo sólo le sucede a él o ella aunque la realidad, lógicamente, es hora bien distinta. Sin embargo el desconocimiento de que lo que se experimenta también l pasa a otras personas está ahí y hay pocas que cosas que resulten tan dolorosas. La falta de información sexual ha sido y continúa siendo un gran problema.

La falta de información sexual está originada por varias causas. Por supuesto, una de ellas son los falsos mitos presentes en la sociedad, lo que aprendimos de forma equivocada por su culpa. La responsabilidad de las religiones opresivas es innegable, pero también tienen su parte de responsabilidad los engaños de los medios de comunicación e, incluso, de la industria cinematográfica que, tradicionalmente, ha escondido determinados tipos de sexualidad o las ha presentado como conductas patológicas cuando, por supuesto, que no tiene por qué ser así.
Normalizar las fantasías sexuales es fundamental para tener una sexualidad sana y plena. No se trata más que de dejar que nuestra imaginación vuele por donde le apetezca liberándose de los prejuicios impuestos por intereses bastardos en la mayoría de los casos. En este orden de cosas, cabe recordar que algo tan elemental, tan sencillo y tan natural como el ejercicio de la masturbación ha sido perseguido tradicionalmente hasta hace bien poco tiempo en nuestro país.
Todas las personas, independientemente de la sexualidad que tengan, deben ser respetadas. De eso no cabe ninguna duda. A nadie le corresponde juzgar la naturaleza sexual de cada cual más que así mismo. En realidad, el derecho a una sexualidad libre, sana y sin ningún tipo de presión es uno de los derechos del ser humano que, por tanto, debería ser inalienable. Y para poder acceder a ese derecho de una forma totalmente voluntaria y responsable exulta imprescindible el acceso a la información sexual, sin la cual no sería posible.
Anuncios