La reubicación del clítoris

Quizás por la persecución social que, históricamente, ha venido sufriendo, la masturbación femenina es una gran desconocida para el público en general. Puede que esta sea la causa de la gran cantidad de bulos que, en torno a ella, están en circulación. El conocimiento del propio cuerpo y de la propia sexualidad es algo que debe comenzar con la masturbación como algo lógico y recurrente, por eso, es necesario desterrar todos los mitos erróneos que aún se esconden en torno a ella en el caso de las mujeres.

Apenas el 25% de las mujeres son capaces de llegar al orgasmo por la vía de la penetración. por lo tanto, no tiene sentido pensar que la masturbación femenina se ha de limitar a introducir objetos en la vagina. Por el contrario, la forma más habitual de llegar al orgasmo de la mayoría de las mujeres es a través de la estimulación del clítoris. No en vano, este órgano es el único diseñado en la anatomía humana, exclusivamente, con la función de proporcionar placer. Está plagado de terminaciones nerviosas y su estimulación, habitualmente, lleva al orgasmo.

Puede resultar curioso que el placer que proporciona el clítoris no guarde relación directa con nuestra forma de reproducción, es decir, la penetración es fundamental para procrear pero, sin embargo, el placer sexual mayor, en una mujer, se produce a través de a la estimulación de la vagina. En realidad, esto sólo sucede en los seres humanos que, erguirnos hemos experimentado un cambio anatómico que dejó el clítoris fuera de la vagina. Sin embargo, en el resto de especies del reino animal, el clítoris sí que cumple una función claramente evolutiva ya que se sitúa dentro de la vaina de la hembra. De esta manera, el placer que obtiene la hembra al ser penetrada es un importante estímulo para buscar repetir la interacción sexual con el macho.

A diferencia de otros animales, en los humanos, por lo tanto, el estímulo sexual femenino no se encuentra en el interior de la vagina sino que, tras ponernos de pie, modificar la pelvis y reubicar el clítoris a un lugar más accesible, la mayor cantidad de placer sexual se puede encontrar sin necesidad de introducir nada en el interior de la vagina.

Anuncios