Sexo, ¿con amor o sin amor?

Cuando mantenemos una relación sexual esporádica, todas las fases del encuentro, la seducción y el erotismo, que lo normal es que duren semanas o meses, se comprimen en unas pocas horas. Cena, discoteca y cama, suele ser el esquema tipo de la mayoría de estas primeras, y únicas citas, que acaban en sexo, y después, “si te he visto, no me acuerdo”. Pero, entonces, ¿puede haber sexo sin amor?

Según una investigación de la Universidad de Dirham, en el Reino Unido, publicada en la revista “Human Nature” y en la que participaron 1.743 hombres y mujeres que habían mantenido, en algún momento de su vida, relaciones sexuales ocasionales, el sexo casual, o de una noche, no es igual de satisfactorio para hombres y mujeres.

Mientras que en el caso de los hombres es una experiencia satisfactoria sin mayores complicaciones, para las mujeres puede resultar excitante en un primer momento, pero a la larga les suele crear una gran insatisfacción, y experimentan sentimientos de culpabilidad al día siguiente de haberla vivido. Para ellas es más importante la calidad que la cantidad y después de haber tenido una noche de sexo casual, su estado anímico era más bajo y su actitud hacia lo que había sucedido era más negativa. Sólo un 54% aseguraban sentirse satisfechas con la experiencia. Por su parte, el 80% de los hombres afirmaba disfrutar con este tipo de encuentros. Una de las cosas que hacía que estas mujeres se sintieran más molestas, era la sensación de haber sido “usadas”. Se sentían preocupadas por su reputación, no por el hecho en sí de haber mantenido una relación esporádica, sino por la falta de aprecio que les mostraban los hombres.

Entonces, ¿El sexo tiene que ser con amor o sin amor? Cualquiera de las dos opciones es válida y pueden darse en momentos determinados de la vida de una mujer. Debemos aprender a disfrutar de nuestra sexualidad sin que tenga que haber ningún compromiso de por medio, a pensar más en nosotras mismas en la cama y menos en nuestros compañeros de sexo. De esta forma, nos podremos desinhibir mucho más.

El sexo está fuertemente relacionado con la afectividad, pero esto no implica que tenga estar unido al amor. Las relaciones surgen de la gran variedad de sensaciones que poseen los seres humanos, como el cariño, el deseo o la atracción. Es difícil que dos personas que mantienen relaciones sexuales libremente, no sientan algo por la otra persona, pero es un sentimiento que no tiene por qué ser necesariamente amor, pueden ser simplemente, sensaciones placenteras. Podemos tener sexo con amor, o sexo con cariño.

Anuncios