Tabúes femeninos dentro de la pareja (I)

Hasta hace no mucho tiempo, la información que se tenía sobre el sexo y todo lo que lo rodeaba, era más bien escasa. Esto lo que propiciaba es que se formaran muchas leyendas y mitos entorno a ello. Hoy en día, sobre todo gracias a Internet, disponemos de mucha más información sobre todo lo relacionado con la sexualidad. Sin embargo, y a pesar de toda esta cantidad de información, aún existen muchos mitos sobre sexo. Hoy os contaremos algunos de los que todavía nos podemos encontrar por ahí circulando.

– Los hombres necesitan más sexo que las mujeres.

Es muy habitual escuchar a un hombre decir que él está dispuesto a tener sexo en cualquier momento y a cualquier hora. Pero, al igual que ocurre con las mujeres, los hombres también tienen variaciones en su libido a lo largo del día. Sus ganas de mantener relaciones sexuales se puede ver afectadas por diferentes causas como la falta de sueño, el estrés, la propia autoestima o lo que haya comido ese día. Sin embargo, es cierto que las mujeres tienen una serie de factores adicionales que pueden incidir en sus ganas de tener sexo, como estar con la regla o el uso de la píldora. También se ven más afectadas por temas emocionales y por ciertos tabúes que todavía se asocian con el sexo y las mujeres.

– El tamaño del pene importa.

Este es, posiblemente, uno de los mitos más extendidos del sexo a pesar de que existen varios estudios que han demostrado que lo que realmente importa a la hora de dar placer a una mujer, es el grosor, no el tamaño. El modo más eficaz de conseguir que una mujer llegue al orgasmo es mediante el contacto con el clítoris y es algo que no se consigue siempre con la penetración. Por eso, más de un 75% de las mujeres llega al orgasmo mediante el sexo oral, frente al 25% que lo consigue únicamente con la penetración.

– La excusa del dolor de cabeza.

Aunque hay hombres que también la han utilizado en algún momento para evitar tener relaciones sexuales, es cierto que es una excusa que está asociada a las mujeres. Pero lo cierto es, que gracias al sexo podemos aliviar molestias leves y dolores como el de cabeza. Durante el orgasmo se liberan endorfinas y oxitocina que son unas sustancias que hacen que se calmen este tipo de dolores.

Anuncios