5 bebidas afrodisíacas que no lo son

Todos hemos oído hablar de los afrodisíacos, productos que estimulan nuestra libido y nos vuelven más pasionales. Y aunque los más famosos suelen ser alimentos, también podemos encontrar bebidas que hacen que suban nuestros niveles de excitación. Hoy veremos cinco bebidas con fama de tener estas propiedades afrodisíacas, pero que no lo son.

1- Champán. Todos hemos oído decir que las burbujas del champán se suben a la cabeza y que es una bebida afrodisíaca. Sin embargo, al igual que ocurre con otros vinos y debido a su contenido en alcohol, lo que hace es desinhibirnos por lo que favorece las relaciones. De todos modos, debemos moderar su consumo, ya que, en grandes dosis, y como cualquier otra bebida alcohólica, tiene efectos negativos.

2- Refrescos de cola. Se elaboran principalmente con las semillas de una planta originaria de Costa de Marfil cuyas propiedades excitantes se deben a la cafeína que contienen. Sería pues una bebida comparable al café o al té, pero sin ningún tipo de efecto afrodisíaco.

3- Menta. No está demostrado que la menta tenga propiedades afrodisíacas. Tomar mucho té con menta puede proporcionarnos una gran excitación, pero se debe más a la teína presente en las hojas del té, que a las propiedades de la menta.

4- Vainilla. Sus propiedades afrodisíacas son conocidas en todo el mundo, además de su uso a gran escala en perfumería, se usa en algunos países de América del Sur para ciertos problemas relacionados con la falta de erección. Sin embargo, no existen estudios que prueben su efecto sobre nuestra libido.

5- Anís. El anís es otra bebida que, desde la antigüedad, se ha considerado que contenía propiedades afrodisíacas, pero tampoco existen estudios que hayan podido confirmarlo. Como en el caso del Champán, y el resto de bebidas alcohólicas, debemos consumirlo de forma moderada.

Podemos decir que no existen pruebas de que estas bebidas tengan una influencia decisiva a la hora de aumentar nuestra libido. En el caso de las bebidas alcohólicas, existe un efecto desinhibidor provocado por el alcohol, que nos puede hacer sentir más “valientes”, pero es todo psicológico. No debemos olvidar que el efecto placebo que se produce con este tipo de bebidas, consideradas afrodisíacas, es muy importante.

Anuncios