Sexo en la tercera edad

Las personas de la tercera edad cada vez disfrutan de una vida más larga y de mayor calidad gracias a los avances médicos de los últimos años. La idea de que pasada cierta edad no se podían, o no se debían, mantener relaciones sexuales ha ido quedando desfasada para dejar paso a una mayor información sobre cómo disfrutar plenamente del sexo a esas edades.

Varios estudios realizados, revelan que las personas mayores de 60 años, al igual que con sus necesidades afectivas, necesitan satisfacer sus necesidades sexuales. Por eso practican sexo con frecuencia y es una parte muy importante dentro de sus vidas.

Son muchas las razones que demuestran que, según vamos envejeciendo, debemos y podemos tener sexo de calidad. Llegados a cierta edad perdemos muchas de las inhibiciones que mantuvimos durante la juventud y se disfruta con mayor libertad de los placeres que nos proporciona el sexo. La sensación de que nos queda menos tiempo nos ayuda a reforzar esa idea de hacer en cada momento lo que nos apetece, siempre y cuando no molestemos a nadie. Ya no tenemos prácticamente ninguna obligación (trabajo, niños, labores del hogar…) por lo que disponemos del tiempo y la energía necesarios para dedicárselos al sexo. Podemos tomarnos las cosas con más calma y disfrutarlo en cada momento.

Lógicamente, con la edad sufrimos un desgaste en nuestro cuerpo. Los hombres bajan sus niveles de testosterona, producen menos esperma, pierden firmeza en los testículos y les cuesta conseguir una erección. Aunque esto último ha sido solventado en los últimos años con productos como el Viagra.

Por su parte, las mujeres llegan a la tercera edad cuando comienzan con la menopausia. Los efectos que les produce (perdida de flexibilidad en la vagina, menor lubricación, estrechamiento de las paredes vaginales…) pueden ocasionar molestias al mantener relaciones sexuales, pero sus efectos se pueden ver reducidos con la administración de hormonas femeninas.

La capacidad de llegar al orgasmo sigue presente tanto en los hombres como en las mujeres de la tercera edad. Sin embargo, resulta complicado en muchas ocasiones practicar el coito por lo que buscan actividades alternativas igual de satisfactorias como la masturbación, las caricias, los preliminares o los masajes.

La tercera edad es una época maravillosa para dejar volar nuestra imaginación y disfrutar del sexo plenamente.

Anuncios