Intimidades de los Reyes y Reinas de España (II)

Continuamos con la lista de intimidades de algunos de los monarcas que han gobernado en España y que comenzamos ayer con “Intimidades de los Reyes y Reinas de España (I)”. Básicamente, continuaremos el repaso en las curiosidades relacionadas con el sexo de los monarcas de la Historia de España.

María Luisa de Parma, esposa de Carlos IV (1751-1819). Fue la primera de la familia real en dar a luz a gemelos. Lamentablemente, murieron un año después. Era una mujer especialmente fértil. Tuvo 24 embarazos que le dieron 14 hijos. Se la relacionaba con Godoy, al que se le atribuyen algunos de sus hijos.

Fernando VII (1784-1833) al parecer, tenía un gran pene y tenía que utilizar una almohada de 4 cm de grosor con un agujero en medio para que hiciera tope y no dañara a su esposa.

Isabel de Braganza y Borbón, segunda esposa de Fernando VII (1797-1818). Murió a los 21 años durante un parto. La niña nació por cesárea, pero también murió. En esa época sólo estaba permitido hacer una cesárea cuando se sabía que el bebé sería varón y la madre ya había muerto. Aunque en aquellos años era imposible saber el sexo del bebé a Isabel de Braganza y Borbón se le practicó la cesárea al creerla muerta, pero cuando se le rajó el vientre, gritó por última vez.

María Josefa de Sajonia, tercera esposa de Fernando VII (1803-1819). Huérfana de madre desde muy pequeña, creció en un convento de monjas al que la llevó su padre. La falta de formación sexual que había recibido hizo que la noche de bodas se orinara encima.

María Cristina de Borbón Dos Sicilias, cuarta esposa de Fernando VII (1829-1878). Tras la muerte del Rey, se enamoró de un capitán de la Guardia Real con el que tuvo 6 hijos. Este segundo matrimonio tardo meses en anunciarse y la Reina tuvo que disimular los embarazos en muchos actos oficiales.

Isabel II (1843-1904). Siempre mostró su rechazo a ser casada con Francisco de Asís de Borbón, hombre bastante afeminado, llegando a afirmar que “antes que casarse con Paquita, abdicaría”. La Reina aseguraba que en la noche de bodas, llevaba más puntillas y encajes en la ropa interior, que ella.

Anuncios