La próstata como fuente de placer

Una de las zonas que más cantidad y calidad de placer le puede generar a un hombre, sin duda alguna, es la próstata. Y todo ello muy a pesar de los estúpidos prejuicios que muchos de ellos muestran por la delicada situación de la misma y por el lugar que se ha de transitar, de forma inevitable, para acceder hasta ella. La próstata da mucho placer pero sólo se puede acceder a ella a través del ano y no todo el mundo está por la labor. Indudablemente, ellos se lo pierden. Es como si el clítoris de la mujer no estuviese tan bien colocado como está y su acceso supusiese romper algún prejuicio cultural o social, ¿merecería la pena de privarse del placer que genera por un tonto prejuicio?

Lo mejor para localizar la próstata te puedes calzar un guante de látex y lubricarte un dedo convenientemente, con gel, crema o lubricante . Una buena alternativa al guante de látex es le condón. Puedes introducir tu dedo en un preservativo bien lubricado y también es una buena manera de acceder a la próstata. Una vez protegidos y lubricados adecuadamente podemos comenzar con la prospección. A cuatro o cinco centímetros d profundidad , en la pared anterior, es decir, la que mira al pene, podrás localizar al tacto un abultamiento de, aproximadamente un centímetro. Eso es la próstata.

Si no queremos utilizar nuestros dedos, por el motivo que sea, también podemos utilizar un estimulador de próstata. Se trata, como su nombre indica,  de un artilugio mecánico especialmente diseñado para este cometido. Están diseñados siendo especialmente cuidadosos con el tamaño del mismo. De esta manera son aparatos estrechos para evitar el dolor que, en su entrada en la cavidad anal, pudiera causar. Una vez dentro, se ha de localizar la próstata de la misma manera que hubiésemos hecho con nuestros dedos.

Con los propios dedos, con los de tu pareja o con la ayuda de un estimulador de próstata, ya sea manejado por ti o por tu acompañante en tus juegos sexuales, la excitación que se alcanza y el grado de placer que genera no tiene parangón con ninguna otra actividad sexual.

Anuncios