5 lecciones de Carrie Bradshaw sobre el amor

No podemos ocultar que “Sexo en Nueva York” es una de nuestras series favoritas. Gracias a Carrie Bradshaw aprendimos mucho de moda, de citas, de sexo y, sobre todo, del amor. Hoy repasamos las principales lecciones que Carrie nos enseñó sobre el amor.

1. No puedes quedarte sentada esperando al amor.

Todas deseábamos que Carrie y Big acabaran juntos, sin embargo, nunca se puso a esperar que la llamase. Aunque le rompió muchas veces el corazón, siempre se reponía o con una nueva pareja o refugiándose en el trabajo. Demostrándonos que siempre hay que seguir adelante. “No es mi novio, sólo es alguien a quien estoy probando”.

2. Si él no está listo para sentar la cabeza, tú nunca serás suficiente.

A un hombre no le puedes meter prisa. Debe descubrir por sí mismo si eres el amor de su vida. Si no está seguro de querer sentar la cabeza, no vas a poder cambiarlo. Eso sí, recuerda que la culpa es suya. “No puedes cambiar a un hombre, y definitivamente no puedes cambiar a un hombre como Big”.

3. Si sigues teniendo a tu ex cerca, es por algo.

Cuando tienes una relación, y estás a gusto con tu pareja, no necesitas a nadie más. No es necesario mantener una estrecha relación con tus ex. Carrie se enamoró de más chicos, pero Big siempre estaba presente. Al final, el destino te encuentra. “No podía dejar de preguntarme, ¿puedes cometer un error y perderte tu destino?”.

4. La relación más excitante e importante de todas es la que tienes contigo misma.

Si no eres capaz de enamorarte de ti misma, no esperes que otros lo hagan. “Más tarde empecé a pensar en las relaciones. Hay relaciones que te abren puertas a cosas nuevas y exóticas, otras viejas y familiares, relaciones que te hacen preguntarte muchas cosas, relaciones que te llevan a cosas inesperadas, unas te llevan lejos del punto del que saliste y otras te devuelven a él. Pero la relación más emocionante, difícil y significativa de todas es la que tienes contigo misma. Y si encuentras a alguien que te quiera por ti misma, bueno, ¡eso es fabuloso!”.

5. No cambies por nadie.

Carrie nos enseñó a estar contentas con lo que somos (con nuestras virtudes y nuestros defectos). El mejor accesorio que puede tener una mujer es la confianza en ella misma. Sabía que no era perfecta, pero nunca sintió la necesidad de cambiar por Big. “Quizá algunas mujeres no estén hechas para ser domesticadas. Quizá sólo necesiten correr libres hasta que encuentren a alguien igual de salvaje que corra con ellas”.

Anuncios