Un condón que sólo cubre la punta del pene

La innovación es algo imprescindible para evolucionar. Esto que resulta evidente no siempre se da, especialmente en determinados ámbitos de las relaciones humanas. Un claro ejemplo es el mundo de la protección contra la transmisión o contagio de enfermedades de carácter sexual (ETS). La mejore protección, desde hace muchísimos años, es el condón y parece que no se investiga más para conseguir mejorar, en la medida de lo posible, el método.

En realidad, esto no es así. Aunque parezca que el preservativo es idéntico al de hace cincuenta años, todos sabemos que esto no es en absoluto cierto. Al margen de las texturas, los colores, sensaciones y sabores que han revolucionado el producto desde un punto de vista estético y de placer, también en materia de seguridad la evolución en materia de seguridad que han experimentado en las últimas décadas ha sido más que notable.

La última innovación en lo que a condones se refiere viene de la mano de Charles Powel y su reseño estrella, el Galactic Cap. Se trata de un condón que ocupa, únicamente, la punta del pene, dejando libre el resto del miembro viril.

El Galactic Cap consta de dos partes. En primer lugar, una película adherente que puede llevarse durante horas o, incluso, días. Permite hacer vida completamente normal, incluyendo todo tipo de necesidades fisiológicas. En segundo lugar, una especie de capucha que ocupa, únicamente, la parte superior del pene y que se adhiere a la película adherente previamente aplicada. La capucha, retiene el semen eyaculado impidiendo su contacto con el exterior, por lo que resulta ser un eficaz método anticonceptivo además de un mecanismo de defensa contra el contagio de enfermedades de carácter sexual.

En realidad, la patente está aún en fase de desarrollo ya que le quedan algunas cuestiones que resolver para alcanzar el nivel de eficacia de un preservativo convencional. Cuestiones que, sin duda, con el tiempo se resolverán. Su inventor, de hecho, está buscando financiación a través de inversores para conseguir finalizar con éxito su proyecto y proceder a su comercialización tan pronto como sea posible. Sin duda, cuando se de por finalizado en condón, será la mayor revolución de la Historia en el mundo del condón.

Anuncios