Estar buena puede ser un problema

La belleza, en general, es algo que parece que siempre viene bien. Ser guapa suele dar una ventaja para determinadas situaciones. No hablamos del interés sexual que se pueda despertar en la mente libidinosa del observador, que también, sino en la actitud positiva que siempre trasmite lo realmente bello. Y pocas cosas resultan más bonitas que una mujer atractiva.

Sin embargo, el exceso de belleza puede llegar a ser un verdadero problema. Quizás, para los hombres el problema no exista pero, en una sociedad tan machista como en la que aún vivimos, las mujeres que están excesivamente buenas pueden tener verdaderos problemas para según qué cosas.

Una mujer que está demasiado buena suele intimidar a los hombres. Suelen despertar miedo en los hombres normales. Suelen presuponer, equivocadamente, que buscan hombres muy atractivos y muy poderosos. A pesar de ser muy guapas, en exceso, quizás, no quieren renunciar a ser mujeres normales que se relacionen con chicos normales.

Pero, además, una mujer que está buena en exceso también suele intimidar al resto de mujeres. También presuponen, equivocadamente, que pretenden rodearse de chicas con su nivel de belleza y, de nuevo, es un error. una mujer, piro muy guapa que sea lo que quiere es rodearse de mujeres normales. Como todas.

La mayoría de las personas que no las conocen, a las buenorras, tienden a pensar que son personas superficiales. El hecho de estar extremadamente buenas no las convierte en personas superficiales. El nivel de implicación en determinados asuntos sociales, intelectuales o políticos no tienen por qué tener ninguna relación con la belleza, ya sea por defecto o por exceso.

Las chichas que están buenas hasta decir basta suelen, frecuentemente, ser usadas como trofeos, como muescas en la culata del revolver. Cuando por fin un chico aparenta normalidad para acercarse a una de ellas, para una veas que alguien es capaz de hacer sentir algún tipo de atracción, aunque sea para conversar por unos momentos, resulta que, en muchos casos, el único objetivo no era más que poder presumir delante de sus amigos de haberse acercado a una persona a la que presumen inaccesible.

Anuncios