Buenas prácticas para una felación

Quién no realiza una buena felación es por que no quiere. Hoy en día contamos con todo tipo de información al respecto. Llevar a cabo una mamada de la mejor manera posible está al alcance de cualquiera. Sólo hace falta tener ganas de aprender y documentarse al respecto. Sin moverse de su casa, cualquiera, a través de internete, puede llegar a ser un experto o experta en el arte de la felación.

Incluso, si quieres ir más allá, existe una amplia oferta de cursos encaminados al desarrollo de las mejores técnicas para la práctica del sexo oral. Por apenas 75 euros podemos realizar un curso de cuatro horas de duración y con le mundo de la felación como única temática.

En cualquier caso, y conscientes de la sobredosis de información que podemos llegar a causar, vamos a realizar nuestra contribución en forma de consejos para desarrollar con éxito una buena comida de polla. A continuación, nuestros particulares consejos para convertir una felación en algo extraordinario:

1. Es mejor usar dos manos que una. Una buena felación no consiste, únicamente en meterse una pene en la boca. Lo ideal es acompañar los movimientos de la boca con ambas manos. Una se puede centrar en el pene, mientras labios y lengua realizan su recorrido y la otra puede usarse para realizar caricias por el pecho, abdomen muslos, escroto e, incluso, ano del hombre. Una buena mamada no se debe realizar, únicamente con la boca. es preciso que las maniobras se acompañen con el resto del cuerpo, especialmente con las dos manos.

2. Si hay una situación comprometida a la hora de realizar una felación es la posibilidad de causar algún tipo de daño con los dientes. El glande es una zona especialmente delicada y cualquier roce impenvisto con los dientes puede tener un trágico desenlace. Utilizar los labios para ocultar los dientes y, así, evitar desafortunados encuentros es una estupenda idea.

3. No te limites al pene. Amplía el recorrido de tu lengua. Los testículos y el perineo son zonas extraordinariamente sensibles que agradecerán tu dedicación. Chupar cualquier parte del cuerpo del hombre que tenga un número importante de terminaciones nerviosas será ampliamente disfrutado por tu pareja sexual. Este tipo de detalles puede convertir una mamada funcionaria en algo extraordinariamente agradable.

4. Las prisas no son buenas. Una buena felación no consiste en meterte la polla en laboca y mover la cabz arriba y abajo como si te fuera la vida en ello. Al contrario. la delicadeza, la ausencia de prisas y el hecho de que te recrees en cada poro de su piel convertirá el momento en algo especialmente gratificante para ambos.

 

Anuncios