El electroestimulador sexual

La oferta de juguetes sexuales cada vez es mayor. La normalización de este tipo de artículos en nuestra sociedad hace que el mercado se vaya poblando cada vez con más y mas novedades. Hasta hace no mucho los consoladores y los geles lubricantes eran, con diferencia, los artículos que monopolizaban las ventas. Afortunadamente, esto ya no es así y la venta de artículos para los juegos sexuales goza de mucha variedad y muy buena salud.

Electroestimulación sexual

Electroestimulación sexual

Una de las novedades que, de un tiempo a esta parte, está haciendo verdadero furor entre los aficionados a los juguetes sexuales es el electroestimulador. Se trata de una aparato que genera ligeras descargas eléctricas que pueden ser la sensación sexual más placentera que se pueda experimentar en la parte del universo que conocemos.

El problema que pueden presentar este tipo de electrosestimuladores es que su mal uso puede ser doloroso. En ningún caso entrañan un peligro serio ya que las descargas que produce son mínimas pero sí es cierto que, de no saber controlarlos, puede resultar doloroso en algunas ocasiones y partes.

Las marcas, para evitar problemas, están ofreciendo diferentes aparatos para diferentes niveles de conocimientos. así existe un kit básico para iniciarse en el maravilloso mundo del electrosexo hasta un kit completísimo que ofrece todo tipo de sensaciones de cualquier intensidad.

Cualquiera a de ellos cuenta con unos electrodos que se pueden colocar fácilmente en cualquier zona erógena, tanto masculina como femenina, incluidos los genitales. La potencia de la descarga se variable y se puede regular desde un control que permite subir o bajar la intensidad y el tiempo de la descarga. La gama de las diferentes descargas puede ir desde el tímido cosquilleo hasta la punzante e intensa envestida.

También existe consoladores que incluyen la posibilidad de suministrar descargas eléctricas, también de diferentes intensidades y suelen utilizarse, fundamentalmente para estimular la vagina y el ano pero, por supuesto, pueden utilizarse en todas las zonas que nos permita nuestra imaginación.

Anuncios