Algunas pautas para una buena penetración

Existen multitud de posibilidades para mantener un sexo placentero. Desde los masajes hasta la masturbación hay un mundo que pasa por todo tipo variantes. El sexo oral es de las preferidas por todos y todas. Pero conviene no olvidarse de que la penetración también es una de ellas. Y puede ser algo completamente maravilloso. En nuestro afán por buscar variantes a la penetración puede que nos lleguemos a olvidar de ella y sería un muy mal negocio.

Consideraciones para una buena penetración

Consideraciones para una buena penetración

La penetración convencional, es decir, la que realiza un pene en una vagina, puede llevarse a cabo de miles de formas diferentes pero, todas estas posibilidades convergen en una serie de puntos que pueden hacer que la penetración sea la mejor de las experiencias o que se convierta en una mala experiencia. Vamos a tratar de darte algunas pautas para que tus penetraciones sean siempre exitosas.

 Lo primero de lo que tenemos que estar seguros antes de poner en marcha nuestra penetración es de que nuestra compañera de aventuras está bien lubricada. Para conseguir la lubricación perfecta los juegos preliminares son fundamentales. Recréate el tiempo necesario en su cuerpo para que la lubricación sea óptima. Si ella tuviese algún problema al respecto, siempre se puede recurrir a la multitud de geles lubricantes que ofrece el mercado. los geles lubricantes también se pueden utilizar aunque no exista ningún problema de lubricación simplemente por el placer de variar la textura.

La lubricación es una necesidad física para la penetración pero es conveniente buscar, antes de la penetración, un implicación emocional. No estamos hablando de declarar tu amor a nadie ya que para tener sexo divertido no es necesario que esto sea así, pero sí que entiendas que la penetración es un acto de absoluta intimidad y complicidad. Demostrarlo ante tu compañera de juegos puede ser un estímulo sexual tan placentero como la mixm cópula. Intenta no perdértelo.

Una vez que has preparado a tu pareja tanto en lo físico como en lo emocional, llega el momento de comenzar a introducir su pene en la vagina. Se cuidadoso en las primeras envestidas. introduce tu pene con delicadeza. Demuestra que te importa que ella lo pase bien. Asegúrate de que todo entra con suavidad y sin forzar nada, si vieses que tu pene no entra con facilidad, ya sea porque tu pene sea demasiado grande o su vagina demasiado estrecha, no dejes de frotarte contra ella pero sin forzar la entrada. Lo más probable es que se excite tanto que su vagina se vaya dilatando para permitir la entrada de su soldadito.

Una vez dentro de ella, adecua tu ritmo al de sus peticiones. No tengas prisa por acabar. Simplemente, relájate y haz disfrutar todo lo que puedes a tu pareja. Sin duda, es la mejor forma de asegurarte el placer.

Anuncios