Los problemas de un sexo oral no seguro

El sexo oral sin protección puede llegar a convertirse en una bomba de relojería. Antes de poner en práctica técnicas como la felación, el cunnilingus  o el annilungus es imprescindible tomar las debidas precauciones. El sexo oral puede ser extraordinariamente gratificante, pero también puede convertir nuestra vida en un infierno si no nos protegemos de los riesgos de forma adecuada.

 

Lo primero que hay que saber al respecto es que que estas prácticas sexuales pueden transmitir infecciones. Siempre que hablamos de enfermedades de transmisión sexual parece que le damos especial importancia al VIH. Sin embargo, siendo terribles las enfermedades que causa este último, el virus del papilla humano, VPH, puede llegar a ser absolutamente devastador. Ambas enfermedades y otras muchas pueden contagiarse mediante la práctica del sexo oral, en cualquiera de su formas, sin la debida protección, a través de la saliva, la orina y el semen.

Existen muchos tipos de VPH. Algunos se transmiten por vía sexual y otros por contacto con la piel e infectan la piel. La mayoría de las veces las defensas naturales del cuerpo tienden a deshacerse de él y evita unas consecuencias graves. Existe un tipo de VPH que es el responsable del cáncer cervical del útero en las mujeres y de las verrugas genitales en ambos sexos. En cualquier caso, el VPH también  puede estar presente en el organismo sin causar ningún tipo de daño. Sin manifestarse de ninguna manera.

Durante el acto sexual contactando con el sexo y la boca. puede, si está infectado uno de los dos , transmitir el virus a la otra persona. Según los profesionales, las personas con el VPH en la boca tienen 32 veces más riesgo de desarrollar cáncer de garganta, mientras que fumar sólo aumenta en 3 veces el riesgo de desarrollar este tipo de cáncer. En las personas que han tenido más de 6 parejas durante su vida se multiplica por 8 el riesgo de desarrollar cáncer relacionado con el VPH . En total, los cánceres de la cavidad oral y la garganta crecieron un 225% desde 1974 hasta 2007. Sin embargo, debemos saber que este tipo de cáncer no es muy común y que los números absolutos no son demasiado inquietantes.

Desde hace unos años existe una vacuna que es administrada a las mujeres jóvenes para prevenir la infección vaginal que puede causar cáncer cervical del útero. Los profesionales recomiendan la vacuna preventiva contra el VPH.

Anuncios