La dominación femenina

Se conoce como dominación femenina a cualquier tipo de práctica BDSM en la que el rol dominante es asumido por una mujer. El nombre que se le asigna al rol asumido por la mujer que domina es conocido como “Ama “, “Domina” o “Dominatrix”. Ls dominación femenina se caracteriza porque es ejercida por una mujer pero puede ser ejercida indistintamente sobre hombre y/o mujeres.

Dominación femenina

Dominación femenina

La dominación femenina tiene un componente sexual evidente y no tiene nada que ver con las relaciones de pareja lideradas de forma unilateral por la mujer. En el caso que nos ocupa se trata simplemente de un rol de un juego sexual que es conocido y aceptado por ambas partes.

Algunas de las prácticas más habituales en la dominación femenina son la siguientes:

1. Humillación verbal. Consiste en emitir comentarios ofensivos sobre la apariencia física del compañero o compañera de juegos.

2. Sexo oral forzado. La mujer obliga a su dominado o dimanad a realizarle sexo oral sujetándole fuertemente por la cabeza.

3. Spanking. La mujer procede a azotar a su pareja como castigo por no haber realizado perfectamente alguno de sus deseos sexuales.

4. Cuernos. Consiste en la relación sexual que mantiene la dominatrix con otras personas delante del cornudo o cornuda a quien no se le permite participar. En ocasiones es atado para que no se pueda masturbar.

5. Arnés consolador. La mujer se calza un arnés con un consolador y penetra a su pareja por el ano. En algunos casos el arnés también cuenta con un consolador interior que se introduce en la vagina de la dominatrix mientras penetra al dominado o dimanada.

6. La lluvia dorada es un clásico. Se trata de que la ama orina encona del dominado o de la dominada.

7. Bisexualidad forzada. La domina obliga a su sumiso o sumisa a mantener relaciones sexuales con un varón en su presencia. Frecuentemente, la ama guía la relación i participa activamente en ella, a veces penetrando con su arnés consolador al dominado o dominada.

8. Daños en los genitales. Es frecuente que la mujer insatisfecha cause daños en los genitales de los dominados con sus uñas, sus tacones o incluso con su látigo o fusta.

Anuncios