Los encuentro virtuales: citas online

Que las citas online se han instalado en nuestra vida cotidiana no es ninguna novedad. Que este tipo de citas son una posibilidad real de sexo rápido a distancia, tampoco. Pero ¿podemos sentirnos realmente atraídos de un ser virtual del que no conocemos ni su aspecto ni nada más?

En este tipo de encuentros la atracción física básica no existe. Todo sucede online,es decir,  todo pasa por la imaginación y el intelecto. Los encuentros son virtuales y no físicos. Escondido detrás de un ordenador, tras elegir entre algunas casillas, cualquiera se fabrica un perfil  y, en muchos casos, se fantasea con la propia identidad. Si pudiera que mi pelo fuese pelirrojo lo sería. Me gustaría no tener estos kilos de más. Saber cocinar siempre viene bien, incluso, tener en las tareas de bricolaje seria un plus . Por lo tanto, nos empezamos a sentir atraídos por un perfil ideal que corresponde a nuestras expectativas perol probablemente no a la realidad.

Citas online

Citas online

Cuando pasamos mucho tiempo charlando con alguien detrás de un ordenador, alguien con quien nos sentimos cómodos y cuyo perfil previamente nos ha seducido, formamos una imagen mental de lo que nunca hemos visto. Esta imagen está a menudo lejos de la realidad. Nuestro deseo de que las expectativas se cumplan no llevan a idealizar una realidad que, probablemente, no exista.

La mayoría de los jóvenes utilizan este tipo de encuentros para chatear, incluso para alguna videoconferencia, masturbarse con sus comentarios, incluso, con algún desnudo por webcam y poco más. Casi nunca un encuentro de esta naturaleza acaba siendo una cita física. Es en este caso, cuando el encuentro físico sí se produce, cuando la comparación entre la imagen que nos hemos formado y la realidad suele no coincidir.

También es cierto que, casi con toda seguridad. a la otra persona le sucederá lo mismo con nosotros. Es más que probable que nosotras también hayamos idealizado nuestro perfil o puesto una foto de hace 4 años cuando aún hacíamos deporte y estábamos en forma. En cualquier caso, la capacidad del género humano para adaptarse a las circunstancias es realmente asombrosa y, en ocasiones, el encuentro físico, pese a no responder a las expectativas puede finalizar con éxito.

Anuncios