Las muchas ventajas de las mujeres maduras

Las mujeres maduras atraen cada vez más a los jóvenes. Hemos considerado durante mucho tiempo que es muy normal que un hombre maduro tenga relaciones sexuales con una chica joven, pero la situación contraria también se da y cada vez con más frecuencia. Podemos decir que es un fenómeno interesante en el mundo de los encuentros. Parece que las mujeres maduras también tienen éxito con los hombres más jóvenes. ¿A qué se debe el éxito las mujeres maduras atraen tanto los chicos jóvenes? Os trasladamos algunas respuestas.

Son expertas. El tiempo y las experiencias hacen que tengan más vivencias sexuales.  Saben lo que quieren, lo que pueden ofrecer y lo que pueda necesitar el hombre.

Son directas. No tienen necesidad de andarse con muchas vueltas. Las mujeres maduras siempre van al grano, ya no quieren perder el tiempo en estrategias de adolescente. En las relaciones sexuales son menos indecisas y más directas.

Son más seguras. Los hombres, en general, son los que ofrecen la seguridad a la mujer, pero la seguridad que puede dar una mujer madura a un hombre es infinita.

Se esfuerzan en resultar sexys. Efectivamente, la sensualidad también se aprende con el tiempo. Es más experta en el arte de la seducción, cuida más su apariencia y, sobre todo, su lencería.

Suelen ser personas independientes. Es la regla de oro, las mujeres maduras son menos posesivas. Cuando nos hemos enamorado muchas veces y hemos roto relaciones muchas más, con el tiempo no nos obsesionamos con mantener al otro mucho tiempo a nuestro lado y controlar cada  mínimo detalle de su vida. Incluso, llegan a ser ellas las que piden más espacio y libertad.

Aparcaron los complejos. Las mujeres, en general, suelen tener una absurda desconfianza hacia su cuerpo. Cuando se trata una mujer madura, ha aceptado perfectamente su cuerpo, lo conoce muy bien y sabe cómo puede lucir sus encantos y mostrar sus defectos sin complicaciones. También, a nivel de relaciones sexuales no pierde el tiempo en pensar qué dirán de ella los hombres cuando habla de sus fantasías sexuales. La mujer madura piensa en su placer y lo comparte con su pareja sin dudar.

 

Anuncios