El sexo oral desde nuestros ancestros

Por lo que parece, es en el antiguo Egipto donde comienza a extenderse la práctica del sexo oral. En el antiguo Egipto la felación era un arte. El sexo oral no siempre era practicado por prostitutas pero había mujeres que eran profesionales de la felación a las que se llamaba felatrices. Éstas eran identificadas por la forma de pintarse los labios  que denotaba su dominio de esta práctica. Se dice que la misma Cleopatra era una eminencia en este terreno. Circula una leyenda en la que se cuenta que Cleopatra fue capaz de practicar sexo oral con más de cien soldados en una sola noche. Por supuesto, que ni  decir tiene que nuestros  antepasados de Grecia y Roma disfrutaban del sexo oral y, además, estaba bien visto y totalmente aceptado como una práctica buena y saludable.

Sexo oral

Sexo oral

Pasadas las hegemonías griega y romana, nuestros antepasados no han sido tan entusiastas con la práctica del sexo oral. Sobre todo a raíz de que las religiones empezasen a dictar qué prácticas sexuales eran censurables o no. De la presencia de la religión en la sociedad, el sexo oral no ha salido muy bien parado. Muchas religiones repudian y condenan esta práctica y la tildan de inmoral y contranatura. Desde hace siglos y, hasta no hace tanto tiempo, quien osaba a recurrir a estas prácticas se arriesgaba a durísimos castigos e, incluso, a la muerte. El sexo oral era condenado por retorcido e inmoral. Paradójico. Sin embargo, aunque de forma más o menos clandestina, pese a las durísimas penas se ha seguido practicando el sexo oral.

Actualmente, en algunos lugares, incluso de los países que llamamos desarrollados o del primer mundo, sigue siendo no sólo mal visto sino que existen leyes que los prohíben. En algunos estados de EEUU hasta 2003 estaba prohibido practicar sexo oral. Los motivos eran casi siempre que chocaban con las doctrinas de las religiones, que ven el sexo como un mero instrumento para la reproducción y la preservación de la especie. Tradicionalmente, han visto los órganos sexuales como algo sucio y vergonzante.

 Lo que está claro es que haya sido considerado limpio o sucio o, incluso, siendo ilegal, el sexo oral, afortunadamente, se ha seguido practicando a lo largo de los siglos. El siglo XX ha visto como esta práctica se ha ido aceptando progresivamente.

Anuncios