¿Deporte o sexo?

¿Deporte o sexo? Hombre, si lo que quieres es ser una estrella, aparecer en las portadas de los periódicos deportivos y que los informativos de televisión habrán con tu mejor jugada de la semana, pues la elección está clara: debes elegir el deporte. Si no tienes esas expectativas, la elección también es fácil: sexo. Si quieres ser deportista, deporte, en cualquier otra caso, sexo.

Deporte o sexo

Deporte o sexo

El sexo puede convertirse en una actividad física que ayude a mantener nuestra figura, al igual que el deporte, pero en el caso del deporte hay que realizar esfuerzos que cuestan un trabajo enorme. En el caso del sexo adelgazas a cambio de placer.

En cualquier actividad deportiva, debes enfrentarte a alguien de un nivel similar al que tú tengas. Si no es así, no será nada divertido. Ni para parte más dotada ni, por supuesto, para la menos ducha en la materia. En el sexo, sin embargo, vale casi cualquiera. No hace falta compara los niveles. Un novato puede ser un compañero de juegos sexuales extraordinario, pero alguien con toda la experiencia del mundo, también.

El deporte tiene unas férreas reglas que no se pueden vulnerar. Para realizar cualquier actividad deportiva es preciso seguir de forma rigurosa un reglamento. En el sexo tampoco es así. nadie regula ni el número de participantes ni el color de la vestimenta ni la superficie de juego ni ninguna otra circunstancia. hay libertad absoluta para disfrutar con quien queramos, donde queramos, vestidos como queramos, sobre el lugar que queramos y las veces que podamos.

Las inclemencias meteorológicas son un problema para montar en bici, jugar al tenis  o hacer escalada. Para mantener sexo salvaje con un par de mulatas no. Puede llover todo lo que quiera que ya se nos ocurrirá una forma de estar entretenidos mientras diluvia.

Los pilotos de Formula 1 se quejan constantemente de las diferencias que otorga tener un coche mejor. En otros deportes, como en atletismo o natación, la mejor tecnología fabrica ropa con materiales con menor rozamiento al aire o al agua, según proceda, que roba la centésima de segundo necesaria para conseguir una marca. En el sexo, la indumentaria tampoco es determinante. Se puede perfectamente, practicar desnudos. Todos en las mismas condiciones.

Si nos dan a elegir entre sexo y deporte, tú haz lo que consideres oportuno, yo lo tengo clarísimo.

Anuncios