Fisting. El sexo manual.

Se define como fisting al acto de introducir la mano dentro de la vagina o el ano. Si deseas practicar el fisting debes saber algunas cosas. Debes ser muy delicado con tu pareja. Por supuesto, ni que decir tiene que las uñas debes cortártelas  todo lo que te sea posible. Debes recordar que tus dedos se van a introducir en una zona muy delicada, así que debes procurar no hacer daño a tu pareja.

Fisting

Fisting

Si vas a practicar el fisting anal es recomendable que tu pareja previamente se haya puesto un enema.También hay que tener muy en cuenta que el esfínter interno no es voluntario y está regido por el sistema nervioso autónomo. Si no tenemos mucho cuidado en la penetración podemos causar un tremendo dolor. Por otro lado, también hay  que tener cuidado ya que el intestino puede ser insensible al dolor y no percibir las posibles perforaciones que se puedan producir. Por eso es muy importante conocer previamente esta práctica antes de realizarla y, por supuesto, contar con una importante dilatación previa de los músculos del ano.

Usa mucho lubricante, nunca es demasiado. Envuelve tu mano en lubricante, en la palma, entre los dedos y en el dorso. Ve introduciendo primero un dedo , según se vaya dilatando, poco a poco y sin ninguna prisa, ve introduciendo más dedos hasta completar la mano.

Existen varias posturas en las que puedes poner tu mano una vez está dentro de la vagina o el ano para hacer gozar a tu sumisa o sumiso.

En primer lugar, la más común es la denominada “silente duck”. Consiste en poner la mano como se imitando el pico de pato. Con todos los dedos juntos en forma de pico. Es una de las posiciones primarias del fisting.

En segundo lugar, está la postura conocida como la “T”, ya que este es el gesto que se le da a esta letra en el idioma de signos. En esta ocasión, el puño está cerrado manteniendo el dedo pulgar entre el índice y el corazón.

Por último, la postura llamada “doble fist”. Para esta postura es preciso haber utilizado las dos manos en nuestro encuentro. La manos se ponen con las palmas pegadas, como si se estuviera rezando, pero colocadas de lado.

Anuncios