El informe Kinsey

Los libros “Comportamiento sexual del hombre”, publicado en el año 1948 y “Comportamiento sexual de la mujer”, publicado  en el año 19563 fueron el resultado de un ambicioso estudio científico denominado el “Informe Kensey”. Alfred C. Kinsey fue el investigador que dirigió y dio nombre al estudio. El informe Kensey consta de más de 20.000 entrevistas, completamente confidenciales, a hombres y mujeres. El  resultado de este gran volumen de encuestas fue la creación de una base de datos enorme donde se recogían los hábitos sexuales de los entrevistados. Las conclusiones obtenidas en la muestra observada se extrapolaron a la población americana, con lo que el estudio consiguió reflejar los hábitos sexuales de la sociedad de la época.

El informe Kinsey

El informe Kinsey

Al tratarse de un cuestionario completamente anónimo y garantizarse la confidencialidad de aquellas personas que se prestaron a participar en el estudio, el nivel de sinceridad que recoge el trabajo es muy alto. Los resultados fueron una gran sorpresa ya que el estudio descubrió comportamientos que, hasta ese momento, habían estado escondidos en la más absoluta intimidad y no se hacían públicos.

Un buen número de comportamientos que la sociedad tenía como inmorales salieron a la luz. Se evidenció que actos  como la masturbación que, hasta ese momento estaban absolutamente ocultos, estaban totalmente extendidos y eran práctica completamente habitual, tanto entre la población masculina como entre la femenina. El sexo oral, la bisexualidad o la homosexualidad fueron algunas otras prácticas que comenzaron a normalizarse gracias al informe Kensey.

Probablemente, el hallazgo más sorprendente de todos los realizados por el informe Kensey tiene relación con la orientación sexual de la población. Casi un 46% de los hombres entrevistados habían tenido algún tipo de reacción sexual ante un estímulo proveniente de una persona del mismo sexo. Además, el 37% de los varones reconocieron haber tenido, al menos, una experiencia homosexual durante su vida adulta.

En cuanto a los resultados en lo que a orientación sexual en el género femenino se refiere, también se obtuvieron conclusiones sorprendentes. El 7% de las mujeres solteras entre 20 y 35 años de edad respondían de igual manera a los estímulos sexuales provocados por hombres como a los provocados por mujeres.

Anuncios