¿El sexo oral da cáncer?

Desde hace unos 20 años se está investigando la relación entre los tumores en la cavidad oral y el VPH, el temido virus del papiloma humano. Hasta ahora no se había encontrado un nexo claro. Sin embargo, un estudio publicado en la revista “The New England Journal of Medicine”, demuestra la implicación de este virus en la aparición de tumores de garganta en ambos sexos.

El sexo oral puede ser una práctica de riesgo

El sexo oral puede ser una práctica de riesgo

 Investigadores estadounidenses analizaron a 86 hombres y 14 mujeres a los que se les había diagnosticado un tumor en la zona orofaringea, por detrás de la lengua, a la altura de las amígdalas y la garganta. Una vez contrastados sus datos con los de 200 individuos sanos, se comprobó que el mayor factor de riesgo lo provocaba la infección por el virus del papiloma humano. Las personas aquejadas por esta infección tenían hasta 32 veces más probabilidades de desarrollar un cáncer. Este porcentaje es independiente del consumo de alcohol o tabaco que son los factores de riesgo que comparten el 80% de los tumores de boca y de garganta.

Esta investigación demuestra que, una vez que el virus VPH ha modificado la célula lo suficiente como para convertirla en cancerosa, el alcohol o el tabaco no causarían un mayor impacto.

En lo referente a las costumbres sexuales, existen una serie de prácticas que son consideradas de riesgo. Aunque no se puede descartar la transmisión del VPH de boca a boca, los datos indican que se adquiere por vía sexual, tanto en sexo oral como vaginal, por este motivo haber tenido múltiples parejas sexuales incrementa el riesgo de infección. La investigación también incide en que el mayor riesgo de contraer el virus se encuentra en las prácticas de sexo oral como la felación o el cunnilingus.  Hasta este momento, el virus del papiloma humano, se ha vinculado a carcinomas de piel, esófago, vulva, cuello del útero, vagina y pene, entre otros.

Los investigadores piensan que ciertas prácticas extendidas entre los adolescente podría estar contribuyendo al aumento anual de carcinomas en las amígdalas y la base de la lengua. Estas investigaciones nos llevan a hacernos una pregunta que sólo el tiempo y los nuevos ensayos podrán resolver. ¿Se pueden prevenir los carcinomas orofaríngeos, de garganta, laringe y otros muchos mediante una simple vacuna?

Anuncios