El cambio de sexo

Al cambio de sexo, en términos clínicos, se le denomina “cirugía de reasignación de sexo”. Esta cirugía es una operación en la que, a una persona transexual, se le cambian los órganos sexuales que tuvo en su nacimiento por los que sí corresponden a su verdadera identidad de género. El cambio de sexo es un proceso lento y muy delicado que no engloba sólo la parte física sino también la psicológica. En el caso de los nacidos hombres, por métodos de cirugía plástica, se les transforma el pene en una vulva. En este caso, los lugares del pene donde hay más terminaciones nerviosas se utilizan para construir el clítoris. En el caso de las nacidas mujeres, se utiliza el clítoris para construir al su alrededor un pene.

Cambio de sexo

Sin embargo, la cirugía es sólo una pequeña parte del proceso de cambio de sexo. Una parte muy importante, pero sólo una parte de un complicado y largo proceso. Otra parte absolutamente transcendental en este viaje es el tratamiento hormonal. A través de la ingestión de hormonas de origen orgánico o sintéticas  es posible conseguir la alteración de determinados rasgos sexuales. Por ejemplo, en el caso de las mujeres transexuales, el consumo de hormonas femeninas provoca que la grasa se vuelva a distribuir entre las caderas y los pechos, los rasgos faciales se suavizan y disminuye de una forma significativa la cantidad de vello corporal. En el caso de los hombres transexuales, el consumo de hormonas producen, practicamente, el efecto contrario. Aparece una mayor cantidad de vello, tanto en la cara como en el resto del cuerpo, se produce un aumento en la masa muscular y los rasgos faciales se vuelven más bruscos.

Tanto la cirugía como el tratamiento de hormonas tratan de cambiar la parte física del organismo. Tratan de transformar un cuerpo que no es el que se siente por el que sí corresponde con la mentalidad de la persona que lo sufre. Su importancia es mayúscula. Pero no menos importante es el proceso psicológico asociado al esta transformación. Resulta fundamental el apoyo psicológico y psiquiátrico que antes, durante y después del proceso deben recibir las personas que tienen la valentía de luchar por conseguir su verdadera identidad sexual.

Anuncios