La menstruación

La menstruación, en algunos casos, puede llegar a ser un suplicio para las mujeres. Para superarlas sin más molestias que las imprescindibles es mejor conocer bien cómo funcionan. Algunas consideraciones básicas para conocer la menstruación son lasque citamos a continuación.

Para llevar mejor la mesntruación.

  1. Las primeras reglas son, a menudo, fuente de inquietud para las adolescentes. Los adultos debemos intentar tranquilizar a las jóvenes que se encuentren en esta situación. Debemos hacerles entender que no tienen nada que temer. Hay que explicarles que, entre los 10 y los 16 años, cuando el cuerpo esté listo para ello, un día, sin previo aviso, su ropa interior aparecerá manchada. Es imprescindible que entiendan que no tienen que esconderlo. Que no hay nada de sucio o vergonzoso en ello. Ofrezca su ayuda. Una madre o una hermana mayor son el mejor apoyo ante el vértigo a lo desconocido que en estas edades se puede llegar a tener.
  2. La edad de aparición de la primera menstruación, históricamente, va decreciendo en Europa. Hace veinte años la edad media de aparición de la primera menstruación era los 13 años. Sin embargo, actualmente, ya está en torno a los 10 años. En cualquier caso, dependerá, fundamentalmente, del metabolismo de cada persona y puede retrasarse hasta los 16 años de edad.
  3. La cantidad de sangre perdida con el flujo menstrual es, aproximadamente, el 30% del total de líquidos perdidos. Además, la sangre de una persona se renueva con mucha rapidez, por lo que, casi en ningún caso llega a ser un problema por este motivo. En cualquier caso, si considerase que la cantidad de sangre expulsada durante una menstruación fuese excesiva es importante acudir a la mayor brevedad al ginecólogo.
  4. Aunque los ciclos menstruales, con el tiempo, llegan a regularizarse, en las jóvenes, el calendario de reglas suele ser muy irregular. Esto es muy habitual en los primeros años de ciclos debiendo acudir al especialista si con el paso del tiempo esto no fuese regularizándose.
  5. La higiene es importante a todos los niveles y en todo momento, pero durante la menstruación especialmente. Los líquidos expulsados, al contacto con el aire, pueden ser fuente de infecciones y, por supuesto, de mal olor. Extremar los niveles de higiene durante la menstruación es imprescindible.
Anuncios