Por qué a los hombres nos gustan tanto los pechos femeninos

¿Por qué los hombres heterosexuales le dan tanta importancia a los pechos, estos balones salientes que emergen del pecho de las mujeres? Los científicos jamás explicaron de modo satisfactorio esta fijación de los hombres para los pechos de las mujeres, pero un teoría neurocientífica nos acaba de asombrar con una explicación que parece ser que lo explica todo.

Por qué a los hombres-nos-gustan-tanto-los-pechos-femeninosUn Profesor de psiquiatría en la Universidad de Emory, que estudia las bases neurológicas de los comportamientos sociales complejos, cree que la evolución humana utilizó un antiguo circuito neuronal que, al principio, evolucionó para reforzar el lazo entre la madre y el niño durante el período de lactancia. Cree que la evolución humana está utilizando ahora este mismo circuito para reforzar también el lazo entre las parejas. ¿El resultado? A los hombres, como a los bebés, les encantan los pechos.

Cuando los pezones de una mujer son estimulados durante la lactancia, el elemento neuroquímico oxcitocina, conocido por otro lado como la “medicina del amor “, impulsa a la mujer a concentrar toda su atención y su afecto en su bebé. Pero las investigaciones de estos últimos años mostraron que entre los seres humanos, este circuito no fue reservado exclusivamente para los niños. Los estudios descubrieron que la estimulación de los pezones aumentaba la excitación sexual en una gran mayoría de las mujeres, y que esto aceleraba las mismas áreas cerebrales que la estimulación vaginal y clitorídea.

Cuando un compañero toca, estruja o mordisquea los pechos de una mujer, esto estimula la liberación de oxcitocina en el cerebro de ella, del mismo modo que cuando un bebé mama. Pero en este contexto, la oxcitocina concentra la atención de la mujer en su compañero sexual, reforzando su deseo de estar con esta persona. En otros términos, los hombres mismos pueden convertirse en más deseables estimulando el pecho de una mujer durante los preliminares de las relaciones sexuales. En cierto sentido, la evolución empujó a los hombres a aprender a hacer esto.

Según el profesor Young, la atracción hacia los pechos “es una estructura cerebral que aparece entre los hombres heterosexuales cuando entran en la pubertad”. “La evolución seleccionó esta estructura en el cerebro de los hombres de modo que los atrae hacia los pechos en un contexto sexual. El resultado es que esto acelera el circuito de aproximación a las mujeres. Es un comportamiento que los hombres vieron evolucionar con el fin de estimular el circuito femenino maternal de creación de lazos afectivos.”

Anuncios