El sexo es bueno para la salud

Las necesidades del corazón

Al abrir la puerta de la idea que dice que el sexo es algo peligroso para la salud, encontramos justo lo contrario:

  • Entre las mujeres es la abstinencia, pero también la insatisfacción, la que aumentan el riesgo de infarto de miocardio.
  • En los hombres, según un estudio de la universidad de Bristol en 1997, el riesgo de accidente cardiovascular se divide por dos entre los amantes del placer sexual.

Excelente ejercicio físico, la actividad sexual aumenta la frecuencia cardíaca, elimina las toxinas a través del sudor y tonificar los músculos.

¿Pero verdaderamente hay que contabilizar los intercambios sexuales, para asegurarnos la salud y la longevidad?

Como dice el psicoterapeuta y sexoterapeuta Alain Héril,  “Podemos tener un orgasmo triste, puramente eléctrico, sin ningún sentimiento de plenitud ni de realización”. “Lo que hace beneficiosa a la sexualidad abierta, no es la cantidad, sino la calidad de nuestros intercambios sexuales”.

el-sexo-es-bueno-para-la-saludLa sexualidad que equilibra el cuerpo y el espíritu está muy encima del mismo deseo, siendo esto lo verdaderamente reparador, no el deseo sexual en sí.

¿Cómo mantener el deseo cuando estamos solos? Pues tomando el placer y sintiéndolo, simplemente. Sumiéndonos en lecturas sensuales. Hablar sobre la sensualidad, sobre el placer, sobre la sexualidad. Sólo eso ya no pone en el camino. No dudemos de comentar con los amigos el tema. Por supuesto, jugando constantemente con nuestra sensualidad, mientras nos masturbamos con un masaje o una fricción. La idea es estimular los sentidos, a través de perfumes, deleitándonos en la mesa, arrullando al cantar, hacer fiestas sensoriales con la naturaleza, sentir el viento en nuestra piel, la arena bajo los pies…

Continuar la atracción

Viven juntos durante 15 años, 20 años… más…, y llevados en volandas por sus trabajos y las obligaciones diarias familiares, van teniendo cada vez menos tiempo para la sexualidad. Esto no significa el fin del amor. Según una encuesta: “las tres cuartas partes de las parejas de jubilados están enamoradas.” Así que cuando nos amamos, nos preguntamos cómo disfrutar el amor. Ya podemos darle tiempo a su relación. Aunque sea el sólo fin de semana.

Otros puntos importantísimos son atreverse a hablar de sus fantasías y la reeducación de los sentidos.. El gran enemigo del deseo es el silencio. Debemos hablar. Pero podemos también reeducar nuestra piel. Los masajes son una muy buena idea. Tómese el tiempo para ver lo que llama la atención no de su pareja, sino de su cuerpo. Con qué reacciona y con qué no.

Anuncios