Las 4 mejores posturas sexuales durante el embarazo

Muchas mujeres tienen miedo de mantener relaciones sexuales durante el embarazo porque piensan que puede afectar al feto. Esto no es cierto, aunque el hombre tenga un pene con un tamaño considerable, no va a llegar hasta el útero, que es donde se encuentra el feto. Además, se encuentra recubierto por una membrana fuerte y resistente que lo protege.  Una mujer embarazada sigue teniendo deseos sexuales y puede disfrutar plenamente del sexo. Hoy te contaremos cuáles son las mejores posturas para conseguirlo.

embarazadaLos cambios hormonales que sufre la mujer cuando está embarazada pueden afectar a su PH, al concentrar más la orina e incubar más bacterias, lo que les hace estar más expuestas a infecciones vaginales. Es importante que si vamos a practicar sexo durante el embarazo tomemos las medidas de protección adecuadas y aumentemos la higiene.

Las posturas sexuales que se pueden practicar durante las primeras semanas son las habituales. Todavía no se han producido grandes cambios en el cuerpo de la mujer y la movilidad es completa, pero a medida que avance el embarazo debemos evitar posturas que puedan hacer presión en la barriga.

– La fusión. Es una buena opción cuando el embarazo ha empezado a avanzar. No se ejerce ningún tipo de presión sobre la barriga y no le produce ningún tipo de molestia ni a la madre ni al padre.

– La Doma. Es una de las preferidas de las mujeres y una gran postura para la mitad del embarazo, ya que, con la barriga muy grande puede dificultar su realización.

– El molde. Es una de las mejores opciones cuando la barriga es muy grande. Para facilitarla y dar mayor comodidad a la madre, se pueden colocar unas almohadas alrededor.

El espejo de placer. Es otra de las mejores posturas sexuales para las últimas semanas de gestación. No se ejerce ningún tipo de presión en la barriga y es bastante cómoda para la madre ya que, se encuentra acostada y sin peso encima.

Otra opción, es el sexo oral. En las últimas semanas, en las que la mujer ya no se encuentra cómoda y no tiene energías para estar practicando posturas, es una buena forma de conseguir placer.

Aunque hemos dicho que el sexo durante el embarazo no afecta al feto, no es recomendable hacer penetraciones demasiado violentas o movimientos bruscos que puedan causar algún daño a la madre o al feto.

Anuncios