La lubricación vaginal. ¿Qué pasa si hay exceso?

Para lograr que una penetración sea suave, placentera y, sobre todo, indolora es muy importante tener una buena lubricación vaginal. Las mujeres que padecen de sequedad vaginal no disfrutan con plenitud de sus relaciones sexuales. Sin embargo, el exceso de lubricación también es un problema. La sensibilidad durante la penetración se pierde y las relaciones sexuales no son del todo placenteras. Si eres de las que lubrica en exceso, te vamos a dar algunos consejos para que sepas cómo poder tratarlo.

La lubricación vaginal se produce gracias a unas glándulas que están situadas a los laterales de la vagina, las Glándulas de Bartholino. En ocasiones estas glándulas se ven alteradas, principalmente debido a problemas hormonales como el hipertiroidismo o un alto nivel de estrógenos, y producen un exceso de lubricación.

La-lubricacion-vaginalAunque en principio se pudiera pensar que un exceso de lubricación puede favorecer las relaciones sexuales, su efecto es el contrario, ya que durante el sexo no existe fricción y la mujer no siente ningún placer cuando está siendo penetrada.

Lo primero que debemos hacer para tratar el exceso de lubricación es conocer su causa. De este modo, podremos encontrar el tratamiento más conveniente para evitar esa lubricación extra.

Si nuestro exceso de lubricación es debido a algún tipo de alteración hormonal, podremos controlarlo y reducirlo a niveles normales con un tratamiento adecuado.

Si simplemente lubricamos mucho porque nuestro cuerpo es así, lo que debemos hacer es evitar el exceso de estímulos. Al contrario que las mujeres que sufren de sequedad vaginal, que necesitan muchos preliminares y estímulos para estar bien lubricadas, nuestras relaciones tienen que ser intensas y con pocos juegos previos. También puedes utilizar una pequeña toalla seca para limpiar la zona vaginal cuando haya un exceso de lubricación y poder disfrutar mejor de la penetración.

A pesar de estos pequeños consejos, lo más recomendable es que visites a tu ginecólogo para que te haga un estudio y determine cuál es la causa por la que estás lubricando en exceso. Si descubre que la causa es hormonal te mandará al endocrinólogo para que te trate él o, en caso contrario, establecer el mejor tratamiento para corregir ese exceso de lubricación.

Anuncios