6 mentiras que nos cuentan las mujeres

Las mentiras son una más dentro de la amplia variedad de “armas de mujer” de las que disponen las representantes del sexo femenino. Debemos conocerlas para saber reaccionar ante ellas, ya que en muchos casos, deberemos actuar al contrario de lo que nos han dicho si queremos que nuestra relación funcione correctamente y ellas estén contentas y felices.

6-mentiras-que-nos-cuentan-las-mujeresEstas son seis de las mentiras más utilizadas por las mujeres:

1- “No estoy enfadada”. Seguramente, ésta sea la mentira más utilizada por una mujer dentro de una relación de pareja y estamos seguros de que la has escuchado más de una vez, por lo que poco te podemos explicar sobre ella que no hayas tenido que padecer. Has metido la pata hasta el fondo, seguramente de forma inconsciente, y ella está que echa chispas. O descubres rápidamente qué es lo que has hecho mal y lo arreglas o no tendrás dónde esconderte.

2- “Estoy bien”. Cuando escuches esta frase, ten claro que algo no marcha bien. Lo mejor que puedes hacer es quedarte a su lado, esperar a que te quiera contar lo que le pasa y ser comprensivo con sus problemas.

3- “Es que… ¡no tengo que ponerme!”. Los cajones y armarios están rebosantes de todo tipo de ropa y zapatos y sin embargo, ella es incapaz de encontrar algo que le siente bien. Lo único que busca con esta mentira es que tengas un detallito y le regales algo para que su vestuario siga creciendo. Aunque nunca será suficiente.

4- “Estoy lista en cinco minutos”. No hay mayor mentira que ésta. Cuando la escuches, empieza a acomodarte porque la espera va a ser muy muy larga. Una variante de esta mentira es: “Estoy saliendo, ya llego”.

5- “La edad no me afecta”. Está claro que a las mujeres siempre les importa su edad.  Hay muy pocas para las que la edad no significa un problema. Siempre se están comparando con otras tanto en cuestiones personales como laborales o amorosas. Ten cuidado con tus comentarios porque tu integridad puede correr serio peligro.

6- “Nunca te he engañado y jamás lo haré”. Es mejor que nunca llegues a escuchar esta frase. Si ya lo has hecho, en fin…

Anuncios