¿Hay motivos objetivos para la infidelidad?

La infidelidad dentro de la pareja consiste en romper, por una de las partes o por las dos, un acuerdo afectivo o sexual que se ha establecido previamente y que determina el buen funcionamiento de esa relación. Para que se considere infidelidad, la ruptura del acuerdo debe de hacerse sin un acuerdo mutuo y en la mayoría de los casos, con ocultación del hecho.

Cuando tenemos una relación afectiva del tipo que sea (esposos, novios, pareja…), creamos un compromiso de lealtad y unas normas, tácitas o explicitas, que regulan ese compromiso contraído de mutuo acuerdo. La infidelidad supone quebranta unilateralmente esa confianza.

infidelidadLa infidelidad se suele achacar a problemas o crisis en la pareja. La persona infiel busca fuera de esa relación cuestiones intelectuales, emocionales o, principalmente, sexuales que no encuentra en su pareja. Es por ello que no se debe culpar de la infidelidad sólo a la persona infiel ya que esa infidelidad es resultado de unas carencias que no satisface en su relación habitual. Deben determinarse los motivos que han llevado a esa infidelidad y, si se quiere continuar con la relación, tratar de buscar soluciones.

Estos son algunos de los motivos que nos pueden llevar a cometer una  infidelidad y que debemos evitar:

– La monotonía. Cuando una relación se va alargando en el tiempo, se tiende a descuidar los pequeños detalles. Se produce entonces un distanciamiento en la pareja que se va haciendo cada vez mayor. La aparición de alguien que nos haga sentir de nuevo especiales nos puede hacer caer en sus manos y cometer una infidelidad.

– Carencias sexuales. El sexo es una de las partes fundamentales en una relación. Una vida sexual insatisfactoria nos va a llevar a buscar en otra persona el sexo que no disfrutamos dentro de nuestra relación. Muchas veces lo hacemos como venganza contra nuestra pareja por “negarnos” el sexo, teniendo esas relaciones con otra persona. Las carencias sexuales en la relación de pareja terminan en infedelidad.

– Perdida de independencia. Muchas veces el hecho de sentirnos atados a una relación nos hace cometer actos de infidelidad para reafirmarnos en nuestra libertad. Como un acto de evasión, de retomar el mando de nuestra vida. Un acto de autoafirmación. Dentro del compromiso que supone una relación, no debemos sentirnos en ningún momento asfixiados o agobiados.

Anuncios