El sexo en la tercera edad

Según un estudio reciente, más del 60% de los hombres y casi un 40% de las mujeres mayores de 65 años confiesa mantener relaciones sexuales con frecuencia. Por lo tanto, no es cierta la idea que afirma que con la edad se vuelve uno inactivo y pierde el deseo sexual. Cada edad dispone de sus propias particularidades y debemos saber disfrutarlas para poder vivir plenamente.

Es cierto que con la edad se producen una serie de cambios en nuestro cuerpo que podrían justificar la disminución del deseo o de la frecuencia con la que mantenemos relaciones sexuales. La llegada de la menopausia y la andropausia producen un cambio en los niveles hormonales (estrógenos y testosterona) que afectan directamente a la sexualidad. Pero, según los expertos, eso puede afectar al tipo de relaciones sexuales que podamos mantener, lo que no implica bajo ningún concepto, su desaparición.

Sexo tercera edad

Sí pueden influir en la pérdida de la actividad sexual otras causas, como el mal estado de la salud, de cualquiera de los dos miembros de la pareja, la toma de medicamentos o no tener pareja. Sin embargo, en la mayoría de los casos, podemos encontrar tratamientos tanto para esos cambios fisiológicos como para las enfermedades, de modo que no supongan un impedimento para lograr una vida sexual placentera.

Nuestra vida sexual en la tercera edad será mucho mejor si envejecemos de forma saludable. Para cumplir ese objetivo podemos seguir ciertas pautas:

– Hacer ejercicio con regularidad.

– Evitar tabaco y alcohol.

– Mantener una alimentación sana y equilibrada.

– Seguir las indicaciones del médico si se tiene algún tipo de enfermedad.

– Mantener actividad social y no caer en el aislamiento.

No se trata de tener la misma actividad que a los 20 años sino de mantener la capacidad de disfrutar con el sexo.

Anuncios